El Reino le pertenece a los santos

Cuando los Justos Gobiernan - 1ra Parte - Por: Apóstol Dr. Guido Raúl Ávila

Cuando los Justos Gobiernan

Daniel : 7:1-11
 
En la carta a los Efesios, el apóstol Pablo escribe lo siguiente: “Él mismo constituyó a unos apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas. Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro” (Efesios 4:11-16). Veamos algunos puntos donde ambos pasajes se entrelazan.
 

Cuando los Justos Gobiernan

Una vida de poder
 
Decir que el Reino de Dios le pertenece a los santos es una buena frase, pero en la realidad diaria, muchos cristianos parecen cada vez más alejados de esa vida de poder. A simple vista, parecería que los impíos pueden gozar de los beneficios y las oportunidades de progreso. Pero los hijos de Dios sólo están para padecer y resistir, en aras de una futura recompensa. Hace algunos años el Señor me habló que en nuestro ministerio todos tendrían su propia empresa. La palabra profética que recibimos para el año 2009 fue “multiplica las empresas”. Esto nos motivó a diseñar una escuela de entrenamiento empresarial y profético para que cada persona, con un llamado para emprender un negocio, pueda contar con las herramientas para desarrollarlo.
 
Empresarios y profetas
 
A simple vista, parecería un contrasentido juntar empresarios y profetas. Pero a través de la vida de Daniel, Dios me mostró que es imposible desarrollar una gestión efectiva sin moverse en ambos campos ministeriales. No se pueden resolver los asuntos de los hombres, sin aprender a descifrar los códigos del cielo. Pero por otro lado, no sirve de nada descifrar los códigos del Espíritu, sin saber cómo plasmarlos en el plano natural. Recuerde que fuimos creados para reflejar la gloria de Dios entre los hombres. Daniel se mantuvo como un integrante del tren de gobierno hasta casi los noventa años de edad, porque era un profeta formado.
 
Como profeta podía recibir visiones por las noches, donde Dios le revelaba el devenir de la historia y por las mañanas tener una capacidad de gestión empresarial como gobernador de Babilonia. Daniel administraba los recursos de los imperios que dominaban el mundo en sus días. No sólo tenía habilidad para gobernar un negocio, dominaba los asuntos políticos y administrativos de un imperio. Con José ocurrió lo mismo, el Faraón puso toda l responsabilidad administrativa y política de Egipto en sus manos. Nadie en todo el reino de Egipto podía hacer nada, sin que la palabra de José lo autorizara en primer lugar.
 
Unción para administrar
 
Estos dos hombres de Dios tenían un manto de unción profético que les permitía administrar los inmensos recursos de un imperio. Por eso nunca es prudente comenzar un emprendimiento empresarial sin desarrollar los dones proféticos, porque todo terminará mal. Así es mejor seguir como empleado de una empresa donde otros se preocupan de la administración y generación de recursos. El tiempo de vivir de un sueldo sólo terminará cuando adquiera la madurez necesaria para asumir la mayordomía de su propia empresa. Pero involucrarse en un emprendimiento empresarial y esperar tener éxito, sin ser maduro en el fluir del discernimiento profético, es algo casi imposible.
 
Sanos y libres
 
El Señor me dijo que si quería tener gente de primera clase debía enseñarles a vivir integralmente, sanos y libres, para que puedan fluir en la revelación profética. Por eso decidí combinar los aspectos empresariales y proféticos en la escuela de formación de empresarios. El Señor me mostró que no sirve de nada tener grandes visiones proféticas y vivir al día, porque esa realidad no refleja la gloria de Dios. Por otro lado, tampoco es viable ser un empresario exitoso sin fluir en los dones proféticos, porque todo lo que pueda acumular en su habilidad humana, se puede evaporaren una sola movida equivocada.
 
Despertarse
 
Por eso cuando el Señor me habló con toda claridad sobre este terna, asumí el desafío de despertar a la gente para que puedan ver estas cosas clave. Si queremos caminar en el nivel de gloria que Dios estableció para nosotros, debemos aprender a discernir estos días determinantes y decisivos. El pasaje de i 2:8 dice: “Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra”. Esta es la realidad del Reino de Dios, aunque a veces nos parezca que las tinieblas nunca terminan de pasar. Pero para llegar a ver la luz plena del día, donde se manifestará abiertamente la bendición de Dios sobre nuestra vida, es necesario perseverar en sus promesas. Esta es la fe de los santos.
 
Daniel era una voz profética de Dios, no sólo un eco circunstancia. Por eso se mantuvo vigente en varias gestiones de gobierno hasta los 90 años. Ninguno de los reyes famosos quería separarse de Daniel porque era tan excelente en el plano empresarial como en su rol de administrador del imperio. Daniel no tenía la dualidad emocional de muchos cristianos donde el carácter espiritual se opone a ser pragmático o viceversa.
 
Cuatro bestias
 
Daniel tuvo un sueño profético donde vio cuatro bestias diferentes de una apariencia atemorizante. La primera era como un león con alas y se refería al imperio Babilónico. El oso se refería al imperio Medo-Persa. El leopardo al imperio Griego que invadió con un ejército rápido y veloz al mando de Alejandro. Luego de su muerte surgieron cuatro generales que se repartieron el mundo conquistado por Alejandro y después surgió el dominio del imperio Romano. Esta era la cuarta bestia espantosa y deforme que dominó todo. Pero el sistema implantado por este último imperio, continuó gobernando hasta el día de hoy. Daniel VIO todo eso y preguntó qué era, Dios le mostró la interpretación de la visión.
 
Una estatua
 
Cuando Daniel interpretó el sueño que tuvo Nabucodonosor, donde vio a las naciones y los imperios que dominaban la tierra, los vio representados como una estatua maravillosa. Esta imagen estaba compuesta por oro, plata, bronce y hierro mezclado con barro. La figura era tan imponente que el rey no resistió la tentación de mandar a edificar una estatua igual a la que vio. El hombre vio a los imperios representados en la estatua como algo digno de imitar y adorar. Pero en realidad, la visión de los gobernantes, los imperios y las naciones, es que actúan como bestias que se devoran entre sí.
 
Como bestias
 
Cuando vemos cómo transcurre el concierto de las naciones, y analizamos el discurso de sus gobernantes, quedan claro las trampas, intrigas y componendas entre ellos. Cada vez que firman un pacto prometiendo la prosperidad de los pueblos involucrados, no dudan en romperlo ante la menor discrepancia. El resultado es que el sustento de miles de personas queda en el aire por los caprichos infantiles de los estadistas que se comportan como bestias que se devoran entre sí. Pero para regular este tipo de situaciones se crearon los organismos multilaterales, entonces los gobernantes se ponen de acuerdo para pasar por encima las resoluciones de la organización. Como todo capricho debe tener visos de legalidad para ser medianamente serio, forman un nuevo organismo multilateral a su imagen y semejanza. Cristo dijo que no se puede confiar en los gobernantes de las naciones porque se enseñorean de ellas, ejerciendo su potestad y dominio sobre las personas.
 
Dos caras
 
Cuando los gobernantes se muestran públicamente respetan el protocolo político, buscando palabras rebuscadas para no perder la compostura ante las cámaras. Pero cuando regresan a sus naciones se olvidan de todo, y si tienen que encender una guerra para defender sus posturas personales, no les importan los costos a pagar. Claro, a la hora de hacerse cargo de la factura de la aventura bélica, ninguno de ellos se hace presente para pagar el costo. La gente siempre asume las deudas que generaron los gobernantes corruptos, inspirados por las tinieblas. Si los gobernantes no manifiestan abiertamente conocer a Dios, algún otro dios inspira sus pensamientos y sus acciones.
 
Un caso cercano
 
Cuando el Congreso en Argentina estaba discutiendo la aprobación del matrimonio homosexual y su derecho a la adopción de menores, los que defendían esta tesis estaban orgullosos. Si el proyecto se aprobaba, sería la primera nación en Latinoamérica donde los homosexuales tendrían plenos derechos para conformar una familia. Celebraban este debate porque pondría a la legislación Argentina entre las más modernas, amplias y avanzadas del mundo. En aras de defender las libertades individuales se llevaron por delante los derechos de los niños, porque ellos no tienen cómo defenderse de esta situación. Si la ley autoriza a padres homosexuales a adaptarlos, ¿quién vela por los derechos de los menores a tener un padre y una madre? Entonces queda claro que el tema en discusión no son los menores o los derechos de las personas, sino la legalización y reglamentación del egoísmo de estas personas. El hecho que la ley de los hombres legalice una situación, no implica que Dios la apruebe.
 
Leyes a medida
 
Vivimos en un mundo donde la mayoría de los legisladores elaboran leyes para los intereses de unos pocos, en detrimento del resto de la sociedad. En el fondo, todos pensamos que no pueden comportarse de una manera tan egoísta, pero para corroborarlo, basta con analizar el accionar de los congresos ante las crisis de las naciones. Cuando el pensamiento del hombre se extravía, y las tinieblas inspiran sus decisiones, terminará llamando a lo malo bueno y vice versa. Dios sembró a Daniel en un territorio gobernado por una cubierta densa de tinieblas y oscuridad, pero no para que muera, sino para ser luz con la unción profética que le entregó. Esto le permitió quebrar los yugos de opresión del entorno por medio de la palabra de revelación. Así pudo resistir sin claudicar todos los años de su gestión, gobernando entre estadistas que se comportaban como bestias.
 
Venga el Reino
 
Dios nos sembró en medio de esta sociedad gobernada por un espíritu humanista, porque fuimos llamados a establecer su Reino. Cuando el Señor le enseñó a sus discípulos a orar, les dijo: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:9-10). Esto significa entablar una guerra abierta y es imposible de llevar adelante con gente que no entra en pacto de inmolación con el Señor. Porque son los únicos dispuestos a jugarse todo por la causa del Reino. La voluntad de Dios se debe establecer en la tierra, donde gobiernan hombres que muchas veces piensan y razonan como bestias. Esta es la casta de santos que serán perfeccionados por los ministerios que Pablo describió en el pasaje de Efesios: apóstoles, profetas, maestros, pastores y evangelistas. El objetivo es perfeccionarlos para que aprendan a funcionar en el Reino de Dios y no sólo para pasar un rato agradable todos los domingos por la mañana.
 
Casas de paz
 
Por eso en medio de este sistema gobernado por valores distorsionados, Dios nos llamó a proclamar salvación en las casas. En nuestro ministerio desarrollamos un programa de evangelización al cual llamamos “casas de paz”. Pero cuando la gente golpea la puerta para visitar una casa, la realidad que encuentran no puede estar más alejada de esta situación. La mayoría parecen talleres donde las tinieblas trabajaron por años sometiendo a las personas bajo un manto de opresión. Los padres no se soportan entre ellos, los hijos se pelean con los padres y con sus hermanos, etc. Pero desde antes de entrar las llamamos proféticamente “casas de paz”. Esta es la misma realidad que debía enfrentar Daniel en sus días.
 
Cultura nativa
 
Una profesora que integra nuestra congregación me contó un testimonio de algo que le ocurrió en su trabajo. Los profesores, del colegio donde se desempeña, organizaron una salida para los niños hacia un lugar turístico para conmemorar el día de la tierra. Pero cuando llegaron al lugar se asombré, porque los sitios culturales que recordaban a la tierra, eran los altares de brujería donde los santeros 1 y paleros sacrifican animales. Los profesores que organizaron la salida estaban felices porque los niños estaban en contacto con la “madre tierra”. Pero en realidad eran sitios de adoración abiertamente satánica.
 
Cuando esta profesora se dio cuenta de la situación, comenzó a orar y cubrir a cada niño con la sangre de Cristo. Pero mientras regresaban, una niña tropezó cerca del río y se golpeó la cabeza con una piedra. El Señor puso su mano y las cosas no pasaron a mayores, pero la niña sólo tuvo un pequeño corte en la cabeza. Si esta hermana no hubiera estado allí, esos niños hubieran quedado sin protección y cualquier cosa les pudo haber ocurrido. Para los demás profesores no hubo nada raro con el lugar o las cosas que allí se hacían, porque los antepasados siempre consultaban a los espíritus y hacían sacrificios en los altares. Al domingo siguiente, exhorté a todos los padres de nuestra congregación para que se involucraran más en las actividades y las cosas que les enseñan a sus hijos en el colegio. Debemos estar prestos a reprender cualquier concepto o pensamiento que las tinieblas quieran implantar en nuestros hijos. No podemos delegar esta responsabilidad porque Dios nos ungió como sacerdotes sobre sus vidas. Nunca se olvide que Cristo nos envío como ovejas en medio de lobos.
 
Discernimiento espiritual
 
Por eso cuando la gente me dice que ore por sus vidas porque quieren emprender un negocio o una empresa, en primer lugar le pido al Señor que desarrolle en ellos el discernimiento espiritual. ¿Cuántos emprendedores comenzaron sus pequeños o medianos negocios y quedaron por el camino porque no soportaron la presión? Las luchas que enfrentan son muy fuertes porque las tinieblas tomaron todas las oficinas donde se deben realizar los trámites que necesitan para implementar el negocio. Ni que hablar a la hora de negociar contratos con dependencias del gobierno o con algunos distribuidores. Por eso a la gente no les gusta comenzar un negocio y prefieren vivir aferrados a un sueldo, antes de confrontar los conflictos que se levantan en una empresa.
 
Ir a lo seguro
 
Es por eso que en nuestras congregaciones vemos tanta gente que prefiere sobrevivir con un sueldo y acumular sus prestaciones para fin de año, antes de asumir los riesgos de un emprendimiento personal. Si no les gusta el trabajo que tienen, simplemente buscan otro y listo. Pero si dan el paso para abrir su empresa propia, comenzarán a transitar un camino sembrado con toda clase de dificultades burocráticas. Este es un sistema diseñado para que todas las cosas se resuelvan a paso de tortuga y así poder solicitar sobornos. Allí es donde la mayoría se desalienta y abandona el proyecto. Pareciera que todas las instituciones públicas están allí para fastidiamos la vida y no para facilitarla.
 
Intimar con Dios
 
Antes de comenzar cualquier negocio tiene que aprender a intimar con Dios, para poder pelear esta batalla. Ésta es la única manera de prevalecer, porque todo lo que Dios declaró sobre su vida debe llevarlo hacia el plano legal. Aquí es donde se quedan los que superaron el escollo burocrático. Encuentro muchos pastores que creen que no tengo problemas financieros porque lidero una congregación grande. Pero se oMdan que los gastos de mantenimiento también son proporcionales al tamaño del edificio. Cuando llegan las facturas de luz, teléfono, condominio y hay que pagar los sueldos de los empleados, quisiera que ellos se sentaran en mi lugar por una semana. Eso sin contar con los demás locales que debemos solventar, los proyectos del ministerio y los desafíos nuevos que siempre hay que afrontar. Esos son los líos en los que se mete un apóstol en este tiempo. Por eso es imposible prevalecer sin tener revelación profética, porque de lo contrario terminar quebrado y decepcionado por la presión de las circunstancias.
 
Sin vacaciones
 
El problema es que una vez que asumimos un compromiso con Dios y cobran conciencia de su presencia en nuestra vida, no hay tiempo para vacaciones o para volverse atrás. El Señor nos sembró en la tierra para concretar un propósito específico y no nos iremos de aquí hasta manifestarlo. Bajo esas condiciones prevaleceremos porque los reinos de la tierra les li.jeron entregados a los santos. El rey y el Reino al que servimos y adoramos domina sobre todas las naciones de la tierra. Somos ciudadanos de un Reino que viene desde arriba porque nuestra naturaleza es celestial, en contraposición a la realidad de aquellos que viven atados al plano terrenal.
 
Un Reino de arriba
 
Daniel vio esta realidad y la describió de la siguiente manera: “Mientras yo observaba esto, se colocaron unos tronos, y tomó asiento un venerable Anciano. Su ropa era blanca como la nieve y su cabello, blanco como la lana. Su trono con sus ruedas centelleaban como el fuego. De su presencia brotaba un torrente de fuego. Miles y millares le servían, centenares de miles lo atendían. Al iniciarse el juicio, los libros fueron abiertos” (Daniel 7:9-lo). Pertenecemos a un Reino que viene de arriba y por eso no escalamos posiciones, ya estamos posicionados en un lugar de autoridad.
 
El apóstol Pablo dice que estamos sentados con Cristo en lugares celestiales, y desde allí testificamos, declarándoles a los principados y potestades que sobre ellos hay un Señor que reina. No representamos a un Reino donde debemos esforzamos por avanzar trecho a trecho. Cuando Cristo declaró que el Reino de los cielos estaba entre los hombres se produjo una invasión que determinó la destrucción y la devastación de las tinieblas. Entonces, ¿para qué seguimos aquí en la tierra? Para perfeccionamos como parte de la Iglesia y manifestar la gloria de Dios entre los hombres. Por eso no podemos morir siendo empleados, debemos dejarles una herencia rica a nuestra descendencia. Pero esto implica recibir una cuota mayor de entrenamiento.
 
Sólo para los hijos
 
Formamos parte de un Reino donde sólo pueden participar los hijos de Dios. Los versos 1o y 11 lo describen así: “De su presencia brotaba un torrente de fuego. Miles y millares le servían, centenares de miles lo atendían. Al iniciarse el juicio, los libros fueron abiertos. Yo me quedé mirando por causa de las grandes insolencias que profería el cuerno. Seguí mirando hasta que a esta bestia la mataron, la descuartizaron y echaron los pedazos al fuego ardiente”. Por más que las tinieblas hablen y declaren en su contra, la potencia del Reino que habita dentro de su ser arrasará con todo impedimento. Creo que estamos ante el final de una era y el comienzo de otra donde el Reino de Dios se manifestará de una manera nunca antes vista. El corazón de los hombres puede estar entenebrecido por las tinieblas, pero recuerde que ya van pasando para que se manifieste la luz verdadera que alumbrará en la tierra.
 
Mentalidad de expansión
 
Las luchas sólo continúan para que recibamos el entrenamiento necesario para gobernar y reinar. Por eso cada día vemos más personas a las que Dios les está quitando la mentalidad de empleado para impartirle una mentalidad de expansión. Es tiempo de dejar de buscar un lugarcito donde acomodarse, porque ya tiene su lugar asignado en el Reino de Dios. Demasiados años la religión trajo un espíritu apocado y aletargado sobre los cristianos que los llevó a pensar sólo en su propia supervivencia. Cuando el Señor restauró la unción apostólica y profética sobre su Iglesia, este espíritu tuvo que cederle su lugar a una actitud de conquista y expansión. Estas son las características de un pueblo que se mueve bajo la autoridad y la unción apostólica y profética.
 
La perspectiva correcta
 
Daniel sirvió toda su vida en la corte real de Babilonia bajo imperios perversos y depravados, pero nunca perdió la perspectiva de pertenecer al Reino de los cielos. Representaba a un pueblo diferente a todos los de la tierra. Por eso nunca se vio solo, siempre contó con la visitación de los ángeles. Cuando la melodía que dicta el ritmo de sus pasos representa las notas que suenan en la tierra, vivirá una realidad distorsionada. El sistema humanista perverso lo hará danzar al ritmo de sus melodías, por eso hay tanta gente atada a estados almáticos donde no pueden manifestar el propósito de Dios. Bajo estas condiciones, todo lo que emprenda terminará llenándolo de frustración.
 
Entrenados para la vida
 
Las presiones no vienen a su vida para llevarlo hacia la muerte, sino para entrenarlo para que pueda transitar el camino hacia la victoria. Nunca se olvide que forma parte de la multitud de santos que dominarán y gobernarán la tierra. Los apóstoles y profetas no están para malcriar a la gente, sino para perfeccionar a los santos y concretar el destino y el propósito de las naciones. Debemos ser conscientes que vivimos en un mundo gobernado por hombres que piensan y razonan como bestias, en contra de los valores y principios del Reino de Dios. Pero mayor es el que está con nosotros, que el que está en contra nuestra,
 
Profetas y empresarios
 
Nuestro verdadero destino es aprender a servir como profetas y empresarios del Reino de los cielos. Quizá hoy se encuentre aprendiendo a obedecer responsabilidades y todo tipo de órdenes, pero ese no es su destino final. Aunque le paguen un buen sueldo, la empresa donde está hoy, representa un techo que le impedirá seguir avanzando más allá de ese límite. Si se conforma con esta situación, terminará allí sus días. Pero en el Reino de Dios, todo lo que emprenda con el poder del Espíritu Santo no tiene límites. Pero debe ser entrenado, aunque haya momentos donde el aspecto de lo que lucha en su contra sea espantoso, el Cristo que está en su vida es Todopoderoso,
 
Ore conmigo:
Padre, necesito ser entrenado porque formo parte del Reino que le pertenece a los santos. Padre, gracias porque ahora sé que me estás entrenando profética y apostólicamente para ocupar un alto cargo de gobierno entre las naciones de la tierra. Padre, gracias porque levantaste apóstoles, profetas, maestros, pastores y evangelistas por formar en mi vida los diseños de tu Reino. Padre, gracias por sostenerme en las luchas intensas que estoy atravesando hoy, porque sé que mi recompensa es grande. Padre, en el nombre de Jesús golpeo los aires para que se abran los cielos sobre mi vida y reprendo al espíritu de manipulación que trata de convencerme para que retroceda. Padre, en el nombre de Jesús corto el velo que cubre mi vida y me impide ver con claridad tu propósito.
 
El Reino le pertenece a los santos
 
Padre, declaro la fortaleza de los cielos sobre mi vida, porque esto me hará ser poderoso en el tiempo de batalla y me permitirá atravesar cualquier conflicto. Padre, en el nombre de Jesús te pido que venga tu Reino sobre mi vida, mi casa, mi familia y mi empresa. Declaro que mis finanzas están sujetas a las leyes que rigen el gobierno de tu Reino, más allá de los avatares de la tierra. Padre, despierta en mi vida un espíritu guerrero para aprender a luchar las batallas que tú diseñaste, sin entretenerme en los conflictos banales de las circunstancias. Padre, declaro que mi nación le pertenece sólo a la gente santa de tu Reino. Por eso declaro que ninguna fuerza de las tinieblas podrá torcer el destino de mi país. Padre, gracias por hacerme fuerte en medio de los conflictos de la vida.

  • 23/01/2014
  • Estudio

Estudios

Noticias

Activa Paraguay 2016

Gira Apostólica por Paraguay, más de 12 ciudades y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 3 al 9 de setiembre del 2016.

Activa USA 2016 - Costa Este

Gira Apostólica por la Costa Este del los Estados Unidos, más de 10 estados y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 21 al 28 de agosto del 2016.

Instituto Apostólico 2016

8 días intensivos dedicados al entrenamiento Bíblico, al estudio, a la oración y al crecimiento espiritual individual. Del 7 al 14 de agosto en el Centro Mundial de Adoración.

¿Tienes una petición de Oración? - Nosotros queremos orar por tu vida.