La Segunda Venida de Cristo

Cristo Viene - Suplemento Setiembre 2013 - Por: Maestro Gordon Lindsay

Arpas y Copas

Arpas y Copas - La Segunda Venida de Cristo - Setiembre 2013 ¿Regresará Jesús a la Tierra Nuevamente?
 
En todo el mundo se está haciendo la pregunta como nunca antes se había hecho. “¿Es cierto que Jesucristo, que vivió en Palestina hace 19 siglos, retornará otra vez a la tierra?” En realidad, para todos los hombres se ha convertido en un asunto de primordial importancia. Porque si Jesús regresa a este mundo será el acontecimiento mas grande que haya habido desde que El la dejó.
 
Al considerar esta pregunta hay un hecho en la historia que sobresale como una cima sobre todos los demás. Las profecías antiguas declararon audazmente hace muchos siglos antes de que realmente sucediera el acontecimiento, que Cristo vendría al mundo como un bebe humilde. Predijeron que El nacería en Bethlehem (Miqueas 5:2); vaticinaron que Su madre sería una virgen (Isaías 7:14). Anunciaron con una exactitud absoluta muchos aspectos de Su ministerio, de Su muerte, de Su inhumación y resurrección. Las Escrituras hasta daban el tiempo de Su muerte (Daniel 9:24). Todas estas cosas acontecieron exactamente como dijeron las Escrituras. Ahora, notemos que estas mismas profecías que predijeron que Jesús vendría la primera vez para dar Su vida en rescate por la humanidad. También declararon que EI vendría nuevamente ¡esta vez para ser revelado en gloria! Puesto que estuvieron correctas en la primera predicción, podemos estar seguros que estarán correctas la segunda vez.
 
¿Por qué se fue Jesús?
Cuando Jesús anunció a su discípulos que pronto partiría de este mundo, ellos se pusieron muy tristes. No podían entender por qué les dejaba. El Señor les explicó la razón. Por una parte. El iba a prepararles un lugar en donde ellos pudieran morar por siempre.
 
“En la casa de Mi Padre muchas moradas hay de otra manera os lo 
hubiera dicho: voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere, y 
os aparejare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a Mí mismo: para que 
donde Yo estoy, vosotros también estéis” 
Juan 14:2-3
 
También había otro propósito en Su día. El mismo Espíritu Santo que Jesús había recibido iba a ser derramado sobre Sus discípulos.
 
Pero esto, explicó ÉL, sólo podría acontecer si Él se fuera, porque solamente Él podía enviar el Espíritu Santo.
 
“Empero Yo os digo la verdad: Os es necesario que yo me vaya; 
porque si yo no fuese, el Consolador no vendría a vosotros; 
más si yo fuere, os lo enviaré” 
Juan 16:7
 
Ahora, la razón por la cual Jesús deseaba que sus discípulos recibieran el Espíritu Santo era porque Él tenía una tarea de mucha importancia que ellos deberían efectuar. Evangelizarían a las naciones hasta lo último de la tierra. “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura” (Marcos 16:16). Para ejecutar esta obra ellos iban a necesitar tener un poder y un equipo especial. No obstante, las mentes de los discípulos estaban sobre otro asunto totalmente distinto. Lo que ellos querían saber era cuando regresaría Jesús y pondría en vigor su Reino. Preguntaron: “Señor, restituirás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:6). El Señor no contestó esta pregunta; en lugar de eso dijo:
 
“No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso 
en su sola potestad; mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que 
vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén,  y en toda 
Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra” 
Hechos 1:7-8
 
Ahora, cuando el Señor había terminado de hablar, Él ascendió al cielo y una nube lo recibió y lo quitó de sus ojos (versículo 9). Luego aconteció otra cosa. Mientras que ellos todavía miraban al cielo, dos varones con vestidos blancos aparecieron y les dijeron:
 
“Varones Galileos, ¿Qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, 
que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, 
así vendrá como le habéis visto ir al cielo” 
Hechos 1:11
 
En otras palabras, Jesús regresaría a la tierra en la misma forma en que se fue.
 
Regresaré
Jesús dijo que Él retornaría. ¿Qué significa esto para el cristiano?. 
 
Así Cristo ha dicho, “Si me fuere… vendré otra vez y os tomaré a Mi mismo”. 
Ahora los discípulos naturalmente esperaban que Jesús regresara en un tiempo corto, pero el Señor tenía una tarea para que ellos la ejecutaran. Iban a llevarle el evangelio a toda criatura. Iban a predicarlo a todas las naciones… “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: Y he aquí, Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” - Mateo 28:20
 
Los apóstoles empezarían su ministerio en Jerusalén; de allí irían a Samaria, y después de eso llevarían la Palabra hasta los confines de la tierra. Antes de que Jesús pudiese regresar, deberían cumplir con esta gran comisión.
 
“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por 
testimonio a todos los gentiles; y entonces vendrá el fin” 
Mateo 24:14
 
La razón para esto es que el Señor estaba seleccionando un pueblo escogido, una compañía de santos que sería su esposa. Así pudo decir el apóstol Pablo, “Pues que os celo de Dios; porque os he desposado a un marido, para presentaros como una virgen pura a Cristo” (2ª Corintios 11:2). Cuando el número de la Esposa este completo, el Esposo regresará y tomará a su esposa para sí mismo (Mateo 25:1-13). Se encuentra un cuadro de esta unión de Cristo el Esposo con su Esposa en Apocalipsis 19:7-9:
 
“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las 
bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha 
concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el 
lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: 
Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. 
Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.”
 
Pero hay trabajo por hacer antes que de que éste feliz suceso pueda efectuarse. El mundo debe ser evangelizado. Puesto que Dios no respeta a ninguna persona, Su Esposa debe venir de toda tribu y nación. Cualquiera que se a la nacionalidad, debe haber algunos de esa nación en esta compañía selecta. Apocalipsis 7:9-10 presenta la escena de aquella gran multitud compuesta de todas las gentes, que estarán delante de Dios con las palmas de la victoria.
 
Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía 
contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban 
delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas 
blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La 
salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al 
Cordero
 
Y así Cristo el Esposo está esperando que su Esposa esté terminada. ¿Acepta usted amigo mío, su llamamiento para estar dentro del número selecto cuando Él venga?
 
Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene 
sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.
 
Pero surge otra pregunta. Si Jesús va a retornar a la tierra, ¿qué tan pronto vendrá? ¿Está el tiempo distante cientos de años, o es en el futuro cercano?
 
 
Señales de la pronta Venida de Cristo
El evento más grande de la historia está por efectuarse — la Segunda venida, o el Regreso del Señor Jesucristo a este mundo. En diferentes ocasiones durante Su ministerio terrenal, el Señor se refirió a ese acontecimiento, en cuyo tiempo El instituiría el reino visible de Dios. Simultáneamente, Satán sería encadenado, las guerras terminarían, y comenzaría la edad de oro de la historia.
 
Los apóstoles, sin embargo, no tenían una idea clara acerca del tiempo en el que regresaría el Señor. Algunos pensaban que El retornaría durante la vida terrenal de ellos. El hecho, empero, es que Cristo enseñó que el tiempo de su ausencia sería largo. Declaró que Su ida sería como la de un hombre que partió “lejos” y que volvió “después de mucho tiempo” Mateo 25:14, 19).
 
Los apóstoles no podían entender esto, porque ellos esperaban que Cristo regresara en su generación. Justamente antes de que Cristo ascendiera al cielo, ellos le hicieron la pregunta, “Señor, ¿restituirás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6). El Señor se negó a agregar más a lo que ya había revelado. Empero, si ellos hubieran escuchado con mayor atención a las palabras del Señor, ellos hubieran entendido que este suceso no podía efectuarse en su tiempo. El les había dicho que el reino sería quitado de los judíos (Mateo 21:43); y que, debido a que la gente había rechazado a su Mesías, Jerusalén sería hollada de las gentes y los habitantes dispersos entre las naciones “hasta que los tiempos de las gentes sean cumplidos” (Lucas 21:24).
 
Un estudio cuidadoso de las Escrituras muestra que el Señor dio una gran cantidad de información en verdad con relación al tiempo de Su regreso. Aunque “de aquel (lía y de la hora, nadie sabe; ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre” (Marcos 13: 32), el pueblo de Dios iba a conocer de los tiempos y de los momentos, porque aquel día no le iba a sobrecoger como ladrón! (la. Tesalonicenses 5: 5).
 
Entonces, ¿cuál es la señal, o señales, de la venida de Cristo? ¿Indican estas señales que el acontecimiento todavía tarda mucho, o está próximo a efectuare? ¿Cuál es la evidencia actual con relación a este asunto?
 
Introduzcámonos en este asunto fascinante e intensamente importante yendo a una profecía en el libro de Daniel. Esta profecía, dicha por un ángel, nos da en una oración un cuadro iluminador del carácter de los eventos del final de la época. La profecía indica que en el tiempo final habrá un aumento sin precedente en el conocimiento humano. En segundo, que habría un aumento asombroso en los viajes sobre la tierra. El ángel desea que nosotros entendamos que estos desenvolvimientos serían señales claves para discernir el acercamiento del fin de la era.
 
“Tú empero Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo 
del fin: pasarán muchos, y se multiplicara la ciencia” 
Daniel 12: 4
 
Es de dominio público que durante la mayor parte de la historia del mundo, el conocimiento humano ha aumentado con una lentitud comparativa. Fue la invención de la imprenta hace unos cuantos siglos lo que hizo posible la amplia diseminación del conocimiento. Ha sido solamente durante el último siglo, sin embargo, que gozamos de la mayoría de las invenciones debido a los perfeccionamientos logrados por los avances técnicos. Nuestros abuelos, cuando eran niños, viajaban en carruajes más o menos en la misma forma en que lo hizo Faraón hace 3.500 años. Un hombre de ochenta años actualmente, puede recordar cuando no había automóviles, teléfonos, luz eléctrica, fonógrafos, radio, ni televisión. En aquel tiempo apenas había iniciado la revolución industrial.
 
Fue a principios de siglo que logramos el avión. El radio y la televisión, así como muchos otros aparatos electrónicos que ahora tomamos como cosa rutinaria, también son maravillas del siglo XX. Por medio de estas dos invenciones recientes, un orador potencialmente puede dirigirse a toda una nación. Actualmente, con el número de aparatos televisores disponibles. más de la mitad de la población de los Estados Unidos puede ver la imagen del orador así como escucharlo.
 
Llega al clímax la serie de descubrimientos la revelación reciente de la habilidad del hombre para uncir al átomo. Este desarrollo asombroso fue dado a conocer al mundo en el cataclismo atómico en Hiroshima. Estando las condiciones mundiales como están, se continúa desarrollando el poder atómico con propósitos de la destrucción de masas. Aparentemente es un descubrimiento pura dar fin a todos los descubrimientos.
 
No tomaremos más tiempo para delinear adicionalmente esta expansión tremenda del conocimiento humano, excepto para enfatizar nuevamente su significación profética. El ángel da a entender que el gran aumento en el conocimiento humano sería una señal del tiempo del fin.
 
La señal del automóvil
“…El carro como fuego de hachas; el día en que se aparejará. . . los 
carros se precipitarán a las plazas, discurrirán por las calles: su aspecto 
como hachas encendidas; correrán como relámpagos” 
Nahum 2: 3-4
 
Aquí se encuentra una de las profecías más extraordinarias de la Biblia. Esta vista previa profética del automóvil es tan detallada que casi no puede ser mal entendida. Estos vehículos extraños que Nahum vio en su visión eran como hachas encendidas — una alusión, obviamente, a las luces brillantes del automóvil de hoy. El vocablo “precipitarán” a las plazas es una expresión apta que describe el tráfico que ruge por las arterias de nuestras grandes ciudades— tráfico que ha aumentado con intensidad hasta que se ha convertido en una amenaza a la vida y a la salud. Para evitar que las ciudades se ahoguen en su propio tráfico, los gobiernos municipales se han visto obligados a construir viaductos y calzadas gigantescas.
 
“Discurrirán por las calles.” Nahum en su visión vio a estos vehículos chocando unos con otros en las carreteras. 
 
Por último, la profecía dice que es “su aspecto como hachas encendidas; correrán corno relámpagos”. La mayoría de los carros que se fabrican actualmente han tenido su potencia aumentada hasta el punto de poder correr cien millas por hora, o más. Corriendo de noche por las carreteras, a altas velocidades, parecían, en la visión, al profeta que estaba acostumbrado a la transportación por camellos, estar corriendo como relámpagos.
 
Pero la parte más significativa de la profecía es el elemento del tiempo. La visión sería cumplida “el día que se aparejará”. En otras palabras, en el tiempo cuando el Señor estaría preparando Su retorno a la tierra acontecerían estas cosas. El desarrollo del automóvil como lo vemos actualmente, es un cumplimiento de la visión de Nahum, y una señal cierta de la venida del Señor.
 
La señal del avión
El vuelo humano es una innovación comparativamente reciente. No fue sino basta el 3 de diciembre de 1903, cuando los hermanos Wright pudieron lograrlo con su vuelo histórico en Kitty Hawk, Carolina del Norte. Se han hecho adelantos tremendos desde entonces. Los aviones de propulsión a chorro han aumentado la velocidad del viaje aéreo comercial a 500 millas por hora. Los vuelos por cohete han hecho volar al hombre a la velocidad de una bala de cañón, ¡o sea a más de 1,600 millas por hora!
 
Que el hombre volaría algún día, estaba previsto en las Escrituras, y la profecía que habla de esto tiene un marco notable — uno que involucra la defensa de la ciudad de Jerusalén. El pasaje lee: “Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, pasando, y salvando” (Isaías 31:5).
 
Es de notarse en el libro de Apocalipsis que la última copa será derramada por el aire, resultando en la caída de “las ciudades de las naciones” (Apocalipsis 16: 17). ¿Qué es esto si no la destrucción atómica desde el aire?
 
¡La invención y el desarrollo del avión es una señal más de la cercanía del día cuando Jesús regresará!
 
La señal del radio y la televisión
No fue sino hasta hace más de cien años que los hombres soñaron en la posibilidad de enviar música y cuadros por medio de ondas electromagnéticas por el espacio a la velocidad de la luz. Dichas ondas son similares a las que vienen de un rayo de relámpago que produce estática en su radio. Dios insinuó a Job que El tenía tal conocimiento. En Job 38:35 el Señor dijo, “Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y dirán ellos: Henos aquí?”
 
Es claro que la bestia en el tiempo del fin va a obtener control sobre una porción considerable de la tierra. La televisión se está convirtiendo en un medio poderoso por el cual una personalidad puede impresionar y dominar a grandes números de gentes. El hecho de que la televisión se está convirtiendo ahora en un factor importante en las vidas diarias de grandes números de personas, es una indicación más de que el tiempo del fin está cerca.
 
La señal de la bomba atómica
El impacto que ha hecho la energía atómica en la historia fue muy débilmente anticipado aún hace unos cuantos años. Einstein en 1905, primeramente predijo las posibilidades del átomo cuando él resolvió la fórmula matemática que predijo su poder increíble. Para los días en que la Segunda Guerra Mundial brotó con furia, los científicos se habían adueñado de los secretos de la reacción atómica en cadena. Poco después, las posibilidades de la fuerza atómica fueron reconocidas por el gobierno de los Estados Unidos, y todo lo que se relacionaba con la fisión nuclear desde ese momento, quedó envuelto tras un velo de seguridad. Solamente cuando salió el anuncio de la destrucción atómica de Hiroshima se compenetró en algo el público de ella.
 
La fuerza atómica fue anticipada definitivamente en la profecía. ¡Las virtudes de los CIELOS serán conmovidas! Notemos que la palabra “cielos” es traducida de la palabra griega “ouranon”. Si dejamos la palabra griega original en la frase, tenemos, “Las virtudes de Ouranon serán conmovidas”. URANIO ES EL ELEMENTO DEL CUAL ESTA HECHA LA BOMBA ATOMICA! Jesús, al hablar de las señales del fin de la época, dijo en Lucas 21:26: “Secándose los hombres a causa del temor y expectación de las cosas que sobrevendrán a la redondez de la tierra: porque las virtudes de los cielos serán conmovidas”.
 
Podrá haber un cumplimiento mayor, pero ciertamente el poder de la bomba atómica involucra un poder potencial tan grande, si no es que más, de destrucción, que cualquiera que haya sido anticipado por los estudiantes de la profecía en el cumplimiento del Apocalipsis 13:13.
 
Las Escrituras aclaran que la destrucción atómica no será permitida que proceda al punto en donde la civilización será destruida. Grandes áreas de la tierra podrán ser desoladas, pero Dios evitará que los hombres destruyan completamente la tierra. El milenio debe venir y mil años de paz. Después de eso, Pedro nos dice que “...los cielos pasarán con grande estruendo, y los ELEMENTOS ARDIENDOO SERAN DESHECHOS, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas. Pues como todas estas cosas han de ser deshechas, ¿qué tal les conviene que vosotros seáis en santas y pías conversaciones ?“ 2a. Pedro 3: 10-11).
 
La señal de la bomba infernal
Hasta hace unos cuantos años el cumplimiento de una profecía así parecía tan remoto que hacía parecer absurdo lo que dijo Jesús. Aun durante la Segunda Guerra Mundial, la población de la tierra aumentó con mayor rapidez que lo que los horrores de la guerra podían diezmarla. ¿Qué desarrollo fantástico podría ocurrir que pudiera hacer peligrar la vida de toda persona viviente en la faz de la tierra?
 
Entonces, repentinamente, vinieron noticias de la bomba atómica. ¡Se perdieron más vidas en Hiroshima en esa fracción fatal de segundo, que todas las pérdidas que América había sufrido en los cuatro años en la Batalla del Pacífico!
 
La bomba atómica inauguró una nueva era. y parecía que los poderes de destrucción habían llegado a su límite absoluto. Pero en unos cuantos años la bomba atómica del tipo usado en Hiroshima estaba obsoleta. Luego vino el anuncio de la bomba de hidrógeno. Sin ningún límite a su poder potencial destructivo. Una bomba de hidrógeno podía aniquilar totalmente la vida en grandes ciudades tales como Chicago o Nueva York. Al crear este Monstruo Frankenstein, los hombres habían descubierto el secreto del poder del mismo sol. ¡Las bombas de hidrógeno podrían ser aumentadas en tal potencia que hasta podrían desgarrar la corteza de la tierra! El espectro horrible de un suicidio racial parece posible dentro de un futuro predecible. Toda la verdad de las palabras de Jesús queda ahora revelada. Si el tiempo continuara, a menos que haya una intervención divina, toda persona viviente moriría y la tierra quedaría reducida a una desolación total. Afortunadamente, empero, Dios no permitirá que esto suceda. Porque Cristo vendrá antes que esto acontezca. De hecho, estas cosas son una señal cierta de la cercanía extrema de Su venida.
 
La señal de los terremotos
“Y habrá grandes terremotos” - Lucas 21: 11
 
El aumento general de los temblores ha sido uno de los fenómenos más notables de los últimos cien años. Los registros de los últimos quinientos años muestran un aumento firme de estas convulsiones terrestres. 
 
En años recientes el número y la severidad de los temblores ha aumentado grandemente. Dentro del lapso de vida de esta generación actual han ocurrido los cataclismos más desastrosos de la historia.  El aumento tremendo de este fenómeno terrestre parecería indicar que el mundo se está acercando mucho al vértice de una gran crisis dispensacional.
 
La señal del sonido de la mar y las ondas
“Habrá señales... y en la tierra angustia de gentes por la confusión del sonido de la mar y de las ondas” - Lucas 21: 25.
 
Las palabras de Jesús con relación al “sonido” de la mar obviamente es una expresión que indica que en los tiempos del fin que los mares pasarán sobre sus límites. Eso fue lo que ocurrió en el desastre reciente en Holanda. Todos los conocimientos acumulados de la ingeniería habían sido puestos en uso para crear una serie de grandes diques que evitarían que el océano irrumpiera a través de ellos. Pero de nada sirvió todo eso. A principios del año de 1953, apareció una combinación sin precedente de las fuerzas de la naturaleza que operaban en el Atlántico del Norte. Vientos de una velocidad terrible soplaron sobre la costa de Inglaterra y los Países Bajos, llevando consigo olas de gran tamaño y violencia. Al mismo tiempo las mareas de primavera estaban en su altura más elevada. Esta combinación de circunstancias produjo una pared de agua que pasó sobre los diques protectores e inundó una sexta parte de la nación. Miles perdieron la vida, multitudes quedaron sin hogar, y ni qué hablar de la pérdida enorme de bienes. No se había visto cosa igual desde la Edad Media. En aquellos días, desde luego, los diques no eran tan fuertes.
 
Todavía están por venir otros acontecimientos de esta naturaleza. Apocalipsis 8: 8-9 habla de un gran monte que fue lanzado al mar. De acuerdo con la profecía, una tercera parte de los navíos en el mar será destruida. La marejada así resultante, sin duda que diezmará tremendamente en todos los puertos del mundo. “La confusión del sonido de la mar y de las ondas” indica que el tiempo de la venida de Cristo no puede estar muy distante.

  • 14/01/2014
  • Estudio

Estudios

Noticias

Activa Paraguay 2016

Gira Apostólica por Paraguay, más de 12 ciudades y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 3 al 9 de setiembre del 2016.

Activa USA 2016 - Costa Este

Gira Apostólica por la Costa Este del los Estados Unidos, más de 10 estados y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 21 al 28 de agosto del 2016.

Instituto Apostólico 2016

8 días intensivos dedicados al entrenamiento Bíblico, al estudio, a la oración y al crecimiento espiritual individual. Del 7 al 14 de agosto en el Centro Mundial de Adoración.

¿Tienes una petición de Oración? - Nosotros queremos orar por tu vida.