Bendice tu hoy para que el mañana sea grande

Escrito por Raúl Ávila (Venezuela)

No debe menospreciar lo que hasta aquí Dios le ha dado, no deseche ni hable mal de lo que hoy tiene. Usted tiene que poner sus manos sobre lo que tiene hoy, quizás sean diez pesos, diez mil, un pequeño negocio o un hijo pequeño, no importa. Cuando yo nací, a mi madre la echaron de la casa donde vivía y trabajaba por ser madre soltera y tener un hijo del italiano más rico del pueblo, teniendo que irse a la ciudad de Catamarca. Ella estuvo viviendo durante un mes en las plazas. Siempre me cuenta que aún sin conocer todavía a Dios, ponía sus manos sobre mí y decía: tú vas a ser el hijo de mi bendición, tú me vas a bendecir, tú vas a ser una bendición para la gente, tú vas a bendecir a tus hermanitos que yo voy a tener. Le pregunté qué hacía yo mientras me hablaba y ella me respondió: “tú me mirabas, me mirabas y bebías la leche” Pero ella puso sus manos y declaró... Hoy, yo soy lo que mi madre profetizó hace cuarenta y nueve años atrás. “Tiene que poner sus manos sobre aquello que usted tiene hoy”. Debe poner sus manos sobre sus discípulos, sobre ese negocio, ese lugar, esa ciudad que tienes hoy, háblele mientras le impone las manos porque lo que unges hoy va a quebrar el mal de tu ciudad mañana. Mire lo que dice entonces la palabra sobre Eliseo en 2 13:15-19. Puso sus manos sobre las manos del rey. Reciba esto: recibió primero las manos del rey de Israel y sobre las manos del Israel se pusieron las manos de Eliseo. Enseñanza: Dios nunca pon manos sobre lo que usted no impone manos, Dios pondrá sus sobre lo que usted pone sus manos y Dios lo va a bendecir. Si no sus manos sobre su casa y encima maldice, Dios no va a cambiar pero cuando usted cambia y pone sus manos, las manos de Dios venir en sus manos y sus manos van a ser las manos de Dios bendiciendo lo que usted tiene ¡Eso es lo que va a ocurrir!. Tiene que bendecir lo que Dios le ha dado, así sea pequeño Cuando usted pone las manos sobre lo que tiene hoy, Dios va a come a bendecir lo que usted bendice, a hablar sobre lo que usted habla profetizar a lo que usted profetiza, comenzará a decir Sí y Amén si lo que usted está decretando y hablando. Él pondrá sus manos s lo que usted ponga sus manos, porque no bendecirá aquello que u patea y menosprecia. Usted tiene que amar y creer, decir: “Dios m dado la palabra, el dinero y voy a pelear por mi casa, porque es lo Dios me ha dado a mí”. Siempre decimos: “Señor pon tus manos”. Y dice: “hasta que no pongas las tuyas yo no pondré mis manos en eso.

Amando las tierras del entrenamiento

Cuando me fui a vivir a Venezuela, era difícil, pero amé realmente a esa tierra. Amo Argentina que fue el lugar de mi nacimiento y de mujer, también amo inmensamente a Paraguay porque fueron ocho años donde fui entrenado, lo amé de tal manera que cruzando el río pod1 haber hecho a mis hijos Argentinos pero no podía yo hacerle eso a e tierra; me parecía una incongruencia viajar y decir que amo a Paraguay y apenas mi mujer esté embarazada cruzar el río para tener mis hijo en la Argentina, tampoco crítico a los que lo hicieron. Simplemente me parecía que era burlarme de la tierra que me cobijó ocho años y me entrenó. Fue duro Paraguay pero nunca aprendí tanto, nunca lloré tanto, nunca pasé tanta necesidad, nunca fui humillado tanto, nunca Dios quebró tanto en mí para valorar lo que Dios me dio luego. Hoy puedo mirar a Paraguay, tener CCN allí y tener descendencia. Con Juan Ballisteri y Pablo Lay hicimos allí una nivelación, llevamos a cien parejas a uno los mejores hoteles en Bernardino y los bendecimos con: palabra, comodidad, algunos por primera vez iban a un hotel donde lo tenían todo (desayuno, almuerzo y cena estilo buffet, coffee break, etc.).Fue así que pudimos ver a hombres duros en Paraguay venir abrazados diciendo:

“Cómo tú puedes amarnos tanto?” Porque O amé esa tierra que fue mi campo de entrenamiento. Pero con Venezuela tengo algo especial, es el lugar de mi morada, de mi corazón, es la tierra que me abrió sus entrañas y me dio el recurso para bendecir a tantos. Mientras todos en ella maldecían a Dios, yo la bendije, por eso la tierra se abre y me da de su riqueza. Dios nunca le dará de aquello que usted maldice. Tiene que poner sus manos, entonces Dios pone las manos sobre sus manos, porque sus manos Dios dice: “son mis manos”. Si lo cree entonces será hecho. Nunca hable mal de lo que tiene hoy, agradézcale a Dios por ello. Si solamente tiene un grano de trigo, ese puede ser su mayor bendición mañana. No hable mal de sus hijos, usted no sabe cómo Dios los va a tocar y a cambiar. No hable mal de ese negocio por el que aún sobrevive porque si lo bendice y lo ama Dios lo va a reventar en bendición para usted. Ame su tierra, tiene que oler a gente, mirar las manos callosas de aquel que trabajó treinta años y que poco tiene hoy e imponer sus manos, bendecir el vientre de las mujeres, bendecir las manos de los hombres para ser fortalecidos. Cuando usted pone las manos Dios va abrir la bendición...

Lo siguiente que Eliseo le dijo en 2 Reyes 13:17: “abre la ventana, que da al oriente”. El otro consejo es: no sólo ponga sus manos sobre lo que tiene, si no que abra la ventana de su vida, de su mente ¡Ábrala! No puede estar recibiendo palabras revelacionales de tal magnitud, como la del Ap. Juan Ballistreri, el Ap. Sojo, etc., y todavía seguir pensando “esto lo tengo que analizar después”, en un momento dado tiene que abrir las ventanas de su ser. Tiene que mirar las estructuras, los pensamientos que lo dominan O lo dominaron Y lo acusan diciendo: “no lo podrás hacer”; Abra su mente, sea abierto a la revelación, a la unción. Cuando estuve en Houston en el noventa, muchas cosas no las entendí pero yo me abrí. Era sólo un sobreviviente con ciento dieciséis dólares pero le creí a Dios y me abrí. Eso me abrió las ventanas para millones.

Abrirse a no trabajar solo

Para ver debe abrirse, no puede pasar la vida encerrado, ni diciendo: “yo hice esto, yo aquello...” Eso sonaba bien treinta años atrás. Hasta se decía: “¡Qué gran lobo solitario!” Sin embargo, no hay peor tragedia que ser lobo y solitario, que llegue al final y diga “todo esto lo construí solo, con la ayuda de mis manos” cuando Dios tuvo miles de manos para ayudarlo y no lo supo entender por la estupidez de hacer las cosas solo. Usted puede decir — “yo confié en gente y me traicionaran” Yo también lo hice y me traicionaron pero nunca dejo de creer en la dignidad humana y en la gente fiel, porque siempre existirán los fieles.

Abrirse en la dirección correcta

Eliseo dijo: “abra la ventana que da al oriente” Es decir, ábrase pero a la dirección correcta. No puede abrir su vida en las faldas de Dalila porque van a cortar su unción, le arrancarán los ojos y lo dejarán sin visión. Usted tiene que abrirse en la dirección correcta. Ábrase al oriente, significaba donde vendría el sol de justicia, es decir, ábrase al Señor, a lo que Dios está diciendo. No se abra a la religión y al legalismo porque harán de usted un triste payaso juzgador. No se abra a las adversidades, ábrase al Señor, métase en su corazón. Abrase al oriente donde nacerá el sol de justicia porque en sus alas hay salvación para ti, para tu casa y todo va a ser cambiado y diferente.

Ábrase al crecimiento, a los decretos, grite: ¡¡Vamos a crecer!!

¡Me abro a la abundancia! ¡Me abro a lo bueno de Dios! ¡Me abro a la mesa de Dios! ¡Aunque tenga que atravesar la adversidad estoy listo porque estoy abierto a las grandes cosas que Dios tiene para mí! Y cuando se abrió el rey, aquí está el otro consejo para nosotros: le dijo Eliseo: “tira” Esto es: “ábrase en la dirección correcta y láncese, lance sus flechas”. ¿Qué es lo que tiene que hacer? No solamente tomar lo que Dios le dice: poner sus manos, abrirse, abrir la ventana y abrirse en la dirección correcta; si no que usted tiene que lanzar sus flechas.

1. Imponga sus manos.
2. Abrase en la dirección correcta.
3. Lanza la palabra.


Lanza la palabra para la victoria

Usted tiene que lanzar la palabra, porque mientras no la suelte la palabra no va a ser operativa. Hay gente que dice: “yo lo creo...” Pero si realmente lo cree entonces proclámelo suelte la palabra. Porque hay gente que dice: “no, después que lo confirmen lo voy a decir” así usted tiene una fe a la mitad, tiene que soltarlo aunque parezca loco, aunque se le burlen, tiene que soltar lo que esta en su espíritu porque si se lo queda terminará destruyéndolo a usted. Eliseo dijo: “Abre la ventana y tira” Lance sus flechas, no espere que otro lo haga por usted. ¿Sabe por qué hay necesidades continúas y viene el apóstol, el maestro, el profeta o el pastor, ora y a usted se le van? Porque ellos sí sueltan la palabra, pero usted la tiene guardada. Tiene que lanzar sus flechas: “Mis hijos son y van a ser una bendición; Mi ministerio es una bendición; El lugar donde estoy es una bendición; Yo soy una bendición; América latina es una bendición ¡No estaré pensando en otra tierra, ésta es mi casa, éste es mi hogar y aquí veré la gloría de Dios!” Yo lancé la palabra sobre mis hijos cuando estaban en el vientre de Elva. Ver realizada la palabra me tomó los años necesarios para pulirme a mí y trabajar sobre ellos. Asilo hicimos con Raúl David, él anduvo loco un tiempo pero hoy hace lo que siempre estuvo destinado para hacer. Lancé la palabra sobre Paola y llegó un momento que nosotros decíamos: “Dios ¿Cómo la vas a tocar?” Y lo hizo, pero yo lancé la palabra sobre mis hijos. Lancé la palabra sobre CCN cuando éramos cuarenta, le creí a Dios y le hablaba de cosas grandes. Los religiosos se me burlaban y me decían: “loco, re loco, quién va a estar en el poliedro, qué es lo que te crees tú”. Me atreví a lanzar la palabra e invité a T.D. Jakes para semana santa y aceptó venir.

Señores, tienen que lanzar sus flechas porque cuando el rey lanzó sus flechas, Eliseo como representante de Dios dijo:- “Saeta de salvación del Señor y saeta de salvación contra Siria porque dirás en los cielos esta fe hasta consumirlos” Escucha la voz del señor: “Cuando tú tiras tu flecha, cuando lanzas la palabra ya no es palabra tuya, puede ser el tono de tu voz pero no es palabra tuya, esa es Mi saeto de salvación contra todo aquello que te ha estado persiguiendo y porque lanzaste mi palabra no es palabra tuya es palabra de salvación del Señor contra aquello que te ha estado hiriendo. Pero suéltala, tienes que soltarla.”.

Oración de Rompimiento y sanidad en la tierra

Y luego le volvió a decir: “toma las saetas” Luego que el rey de Israel las hubo lanzado dijo “toma y golpea la tierra” 2 Reyes 13:18. Prepárate porque el Señor te enseñará no solamente a lanzar la palabra en los aires sino a tomar las flechas y golpear la tierra, porque para Dios somos reyes en los aires y somos reyes en la tierra ¡Tenemos dominio en los cielos y tenemos dominio en la tierra! La tierra tiene que saber que está allí, a que golpee la tierra con la palabra!! Golpee y dígale: ¡Tierra estoy aquí y yo soy un representante del Reino de los Cielos! Tiene que saber la tierra que usted está allí. Póngase de pie y golpee la tierra, dígale: ¡Tierra estoy aquí! No se canse, golpee, golpee una y otra vez, proclame una y otra vez. No sea como Jonás, no se detenga, siga golpeando, confesando y creyendo porque el milagro ya está allí. La tierra y los aires todavía no saben mucho de usted, vaya camine por la ciudades, haga una caravana de oración y diga: ¡Tierra, ciudad, estoy aquí y te estoy golpeando, no para destruirte sino para que abras tus entrañas a la vida del Eterno!

Dios está de nuestro lado. Es mentira del diablo que piense:- “yo no soy así como él”. Usted no es igual que yo pero tiene el mismo Espíritu que yo tengo. Puedes hacer, decretar y hablar — “pero yo ya lo he hecho” Vuélvalo hacer, Golpee la tierra una y otra vez, vuelva a confesar, siga creyendo, siga golpeando porque hay que tener coraje para poder determinar cambios.

Dios ya ha abierto sus compuertas de bendición y lo que nos espera son días buenos en medio de las crisis, días agradables, días perfectos. Señores, es tiempo que triunfen los hijos del Reino. Es tiempo que la sociedad sepa que los hijos del eterno estamos aquí. Imparto de lo que está en mi espíritu: coraje, fe, revelación, paternidad, unción, demostración de vida. Señor, no nos conformamos de que hayamos vencido una, dos o tres veces, queremos golpear hasta ver destruido lo que tú ya destruiste legalmente en la cruz. Argentina, los hijos del Eterno están aquí para golpearte con la palabra, pero golpearte en amor, porque te has cerrado por tanta vejación, injusticia, traición, gente irresponsable y llena de avaricia contaminó tus aires y contaminó tu tierra. Pero yo te hablo Argentina “ábrete al reino”. “Ábrete América mía” durante quinientos diez años te estrujaron, te gritaron, te golpearon. Como el rey Juan Carlos hace unos días le gritó a un indio de nuestra tierra ¡pues cállate!. Así nos hicieron callar quinientos años. Pero no estamos dispuestos a callar más, vamos a hablar la voz del Espíritu, la voz de la tierra india, la voz de la tierra meso americana.

Se abre lo que ha estado esperando, se abre salvación y las ventanas. Las ventanas que abras hoy serán las compuertas de Dios mañana. Compuertas de salvación para su casa y su linaje, compuerta de prosperidad y abundancia, compuerta de revelación y entendimiento ¡América mía corre, corre al Eterno!. Que se oiga tu voz, india y mestiza, desde México a Tierra del fuego. Que se levante la sangre que vino desde el extranjero e hizo su patria, los que se mezclaron y los indios que conservaron su predicción y hoy entran al Reino. Señor somos un continente rico y nos metieron quinientos años de mentiras. Bendigo a las mujeres jóvenes para que sean paridoras de hijos del Reino, para que su vientre sea preñado con hijos proféticos. Bendigo a las que son abuelas para que vean su linaje levantarse poderoso. A los hombres que trabajaron esta tierra y tienen sus manos callosas y va ¡Llénalas!.

Señor, libera a los pastores de ser pastores sólo de edificios, llamados templos, que sean hombres para la ciudad, pastores para gente. Nos han maldecido mucho y nosotros aceptamos esas mentiras porque no entendimos tu Reino. Pero hoy hemos despertado a la vida. Te agradezco Padre por los que cruzaron el charco del océano para venir aquí y sufrieron, lloraron. Y se levantó unas de las sangres mestizas más hermosas. Que no tenga que irse nuestra gente de nuestros países a buscar sobrevivir afuera. Que cuando se vayan lo hagan porque tú los envías.

Estoy muy conmovido adentro. El domingo no pude predicar el segundo servicio porque vino sobre mí Su gloria y me sentí golpeado. El sábado a amanecer domingo Dios me dijo: “estoy cansado que me golpeen la tierra, de que la maldigan, de que mientan a mi gente, a mis hijos y a mi sangre joven”. No pude seguir predicando y sigo conmovido en mis entrañas, adentro de mí, porque amo la tierra y amo su gente, amo a Dios que ama tanto a nuestra gente. Estoy viendo otras cosas que no las veía años atrás, he olido el cielo pero me gusta el olor de la tierra, me gusta estar aquí.

Señor como Apóstol, sobre cada persona que representan linajes, te pido que corra la bendición de linajes para siempre, que ningún sucio demonio a través de estructuras pensantes y malsanas robe la herencia porque estamos cansados del menosprecio. Nuestros hijos y nuestros nietos, Satán te lo recuerdo, no son para tu sucio propósito sino para el Reino, para la vida, para bendecir la Tierra...

  • 02/07/2014
  • Estudio

Estudios

Noticias

Activa Paraguay 2016

Gira Apostólica por Paraguay, más de 12 ciudades y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 3 al 9 de setiembre del 2016.

Activa USA 2016 - Costa Este

Gira Apostólica por la Costa Este del los Estados Unidos, más de 10 estados y cientos de kilómetros recorriendo esta bella nación. Del 21 al 28 de agosto del 2016.

Instituto Apostólico 2016

8 días intensivos dedicados al entrenamiento Bíblico, al estudio, a la oración y al crecimiento espiritual individual. Del 7 al 14 de agosto en el Centro Mundial de Adoración.

¿Tienes una petición de Oración? - Nosotros queremos orar por tu vida.